Al reciclar las pilas se permite la recuperación de hasta el 75% de sus materiales. Si no se reciclan y se tiran con la basura doméstica, pueden acabar en el vertedero y con el paso del tiempo sus componentes llegarán al suelo o al agua.

1- Por cada tonelada de pilas alcalinas recogida pueden recuperarse más de 250 kg de hierro y níquel que se utilizan para fabricar todo tipo de objetos: desde elementos de uso doméstico, hasta  baterías nuevas y paneles fotovoltaicos. En general, reciclando correctamente todos los materiales de los residuos de pilas y acumuladores estamos evitando que se extraigan nuevos minerales de la naturaleza, mejorando la salud de la naturaleza.

2- Una pila de mercurio puede contaminar unos 600.000 mil litros de aguala pila alcalina unos 167.000 litros, la pila de zinc unos 12.000 litros y la de carbón hasta 3.000 litros. Aunque  la UE ha avanzado mucho en la reducción de metales pesados de la mayoría de pilas y acumuladores todavía podemos encontrar pilas antiguas o de procedencia dudosa que no cumplan esta normativa, siendo altamente contaminantes para el medios acuáticos.

3- Una sola pila mal reciclada puede estar contaminando durante 500 años.

4- El correcto reciclaje de residuos de pilas y acumuladores (RPA) contribuye a reducir el número de enfermedades. Al darle un correcto tratamiento a estos residuos reducimos considerablemente la contaminación en el aire, lo que reduce el riesgo de afecciones respiratorias.

En Metales Pelaz, nos dedicamos a la recogida y selección y formamos parte del proceso de reciclaje de estos metales