¿Qué es la huella de carbono?

 la señal que dejan nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el Planeta.

Siendo algo más precisos, la huella de carbono se define como la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos por efecto directo o indirecto por un individuo, organización, evento o producto.

Huella de carbono según los envases
La huella de carbono es diferente según cada envase. Con las medidas de reciclaje en auge, este impacto es cada vez menor, sin embargo, es importante diferenciar en qué situación está cada tipo de material.

También es importante tener en cuenta las veces que es susceptible de reciclarse, ya que tenemos materiales que son «eternamente» reciclables, frente a otros que van perdiendo sus cualidades.
El reciclaje de los plásticos, por ejemplo, tiene limitaciones importantes. Para que un plástico (polietileno tereftalato (PET), polietileno de baja o de alta densidad, poliestireno…) que se tira al contenedor amarillo se vuelva a convertir en algo, primero hay que triturarlo, lavarlo y fundirlo hasta formar una granza (pequeños granos de plástico). Este es un proceso térmico que va degradando el material. Por ello, según Cicloplast, que integra a las empresas del sector plástico, sólo se puede reciclar unos 4 ó 5 veces. “Se puede incrementar este número si se añaden aditivos en el material virgen para mejorar sus propiedades”, asegura Alberto Caldeiro, director técnico de esta sociedad.

Por otro lado, Los metales pueden reciclarse una y otra vez. Es lo que ocurre con el plomo de las baterías de los coches, que los fabricantes españoles pueden reaprovechar una y otra vez para producir nuevas baterías sin tener que recurrir a explotaciones mineras. El destino que tengan algunos de los metales reciclados dependerá de su calidad, es decir, de su pureza. A veces puede costar más separarlos de otros materiales cuando están muy mezclados, lo que constituye no sólo una cuestión técnica, sino también económica. En cualquier caso, su alta demanda, en especial de metales como el aluminio o el cobre, hace que haya mucho interés por el material reciclado. “España es deficitaria en chatarra, y se necesita tanta en la siderurgia, que tenemos que importar una gran cantidad de otros países”, incide Javier Álvarez, director de Ecoacero, asociación que promueve el reciclaje del acero. “Si reciclas acero de un coche, de una lavadora o de una lata tienes una y otra vez materia prima”, recalca.

https://blogs.elpais.com/eco-lab/2010/10/cuantas-veces-se-puede-reciclar.html